encabezado

Tema: La gloria del Se√Īor | Fecha: 590-570 a.C. | Autor: Ezequiel | Lugar: Babilonia

Ezequiel 27

1 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

2 T√ļ, hijo de hombre, levanta endechas sobre Tiro.

3 Dir√°s a Tiro, que est√° asentada a las orillas del mar, la que trafica con los pueblos de muchas costas: As√≠ ha dicho Jehov√° el Se√Īor: Tiro, t√ļ has dicho: Yo soy de perfecta hermosura.

4 En el corazón de los mares están tus confines; los que te edificaron completaron tu belleza.

5 De hayas del monte Senir te fabricaron todo el maderaje; tomaron cedros del Líbano para hacerte el mástil.

6 De encinas de Bas√°n hicieron tus remos; tus bancos de pino de las costas de Quitim, incrustados de marfil.

7 De lino fino bordado de Egipto era tu cortina, para que te sirviese de vela; de azul y p√ļrpura de las costas de Elisa era tu pabell√≥n.

8 Los moradores de Sidón y de Arvad fueron tus remeros; tus sabios, oh Tiro, estaban en ti; ellos fueron tus pilotos.

9 Los ancianos de Gebal y sus m√°s h√°biles obreros calafateaban tus junturas; todas las naves del mar y los remeros de ellas fueron a ti para negociar, para participar de tus negocios.

10 Persas y los de Lud y Fut fueron en tu ejército tus hombres de guerra; escudos y yelmos colgaron en ti; ellos te dieron tu esplendor.

11 Y los hijos de Arvad con tu ejército estuvieron sobre tus muros alrededor, y los gamadeos en tus torres; sus escudos colgaron sobre tus muros alrededor; ellos completaron tu hermosura.

12 Tarsis comerciaba contigo por la abundancia de todas tus riquezas; con plata, hierro, esta√Īo y plomo comerciaba en tus ferias.

13 Javán, Tubal y Mesec comerciaban también contigo; con hombres y con utensilios de bronce comerciaban en tus ferias.

14 Los de la casa de Togarma, con caballos y corceles de guerra y mulos, comerciaban en tu mercado.

15 Los hijos de Dedán traficaban contigo; muchas costas tomaban mercadería de tu mano; colmillos de marfil y ébano te dieron por sus pagos.

16 Edom traficaba contigo por la multitud de tus productos; con perlas, p√ļrpura, vestidos bordados, linos finos, corales y rub√≠es ven√≠a a tus ferias.

17 Jud√° y la tierra de Israel comerciaban contigo; con trigos de Minit y Panag, miel, aceite y resina negociaban en tus mercados.

18 Damasco comerciaba contigo por tus muchos productos, por la abundancia de toda riqueza; con vino de Helbón y lana blanca negociaban.

19 Asimismo Dan y el errante Jav√°n vinieron a tus ferias, para negociar en tu mercado con hierro labrado, mirra destilada y ca√Īa arom√°tica.

20 Ded√°n comerciaba contigo en pa√Īos preciosos para carros.

21 Arabia y todos los príncipes de Cedar traficaban contigo en corderos y carneros y machos cabríos; en estas cosas fueron tus mercaderes.

22 Los mercaderes de Sabá y de Raama fueron también tus mercaderes; con lo principal de toda especiería, y toda piedra preciosa, y oro, vinieron a tus ferias.

23 Harán, Cane, Edén, y los mercaderes de Sabá, de Asiria y de Quilmad, contrataban contigo.

24 Estos mercaderes tuyos negociaban contigo en varias cosas; en mantos de azul y bordados, y en cajas de ropas preciosas, enlazadas con cordones, y en madera de cedro.

25 Las naves de Tarsis eran como tus caravanas que traían tus mercancías; así llegaste a ser opulenta, te multiplicaste en gran manera en medio de los mares.

26 En muchas aguas te engolfaron tus remeros; viento solano te quebrantó en medio de los mares.

27 Tus riquezas, tus mercader√≠as, tu tr√°fico, tus remeros, tus pilotos, tus calafateadores y los agentes de tus negocios, y todos tus hombres de guerra que hay en ti, con toda tu compa√Ī√≠a que en medio de ti se halla, caer√°n en medio de los mares el d√≠a de tu ca√≠da.

28 Al estrépito de las voces de tus marineros temblarán las costas.

29 Descender√°n de sus naves todos los que toman remo; remeros y todos los pilotos del mar se quedar√°n en tierra,

30 y harán oír su voz sobre ti, y gritarán amargamente, y echarán polvo sobre sus cabezas, y se revolcarán en ceniza.

31 Se raer√°n por ti los cabellos, se ce√Īir√°n de cilicio, y endechar√°n por ti endechas amargas, con amargura del alma.

32 Y levantar√°n sobre ti endechas en sus lamentaciones, y endechar√°n sobre ti, diciendo: ¬ŅQui√©n como Tiro, como la destruida en medio del mar?

33 Cuando tus mercaderías salían de las naves, saciabas a muchos pueblos; a los reyes de la tierra enriqueciste con la multitud de tus riquezas y de tu comercio.

34 En el tiempo en que seas quebrantada por los mares en lo profundo de las aguas, tu comercio y toda tu compa√Ī√≠a caer√°n en medio de ti.

35 Todos los moradores de las costas se maravillar√°n sobre ti, y sus reyes temblar√°n de espanto; demudar√°n sus rostros.

36 Los mercaderes en los pueblos silbar√°n contra ti; vendr√°s a ser espanto, y para siempre dejar√°s de ser.