encabezado

Tema: La gloria del Se√Īor | Fecha: 590-570 a.C. | Autor: Ezequiel | Lugar: Babilonia

Ezequiel 31

1 Aconteci√≥ en el a√Īo und√©cimo, en el mes tercero, el d√≠a primero del mes, que vino a m√≠ palabra de Jehov√°, diciendo:

2 Hijo de hombre, di a Fara√≥n rey de Egipto, y a su pueblo: ¬ŅA qui√©n te comparaste en tu grandeza?

3 He aquí era el asirio cedro en el Líbano, de hermosas ramas, de frondoso ramaje y de grande altura, y su copa estaba entre densas ramas.

4 Las aguas lo hicieron crecer, lo encumbró el abismo; sus ríos corrían alrededor de su pie, y a todos los árboles del campo enviaba sus corrientes.

5 Por tanto, se encumbró su altura sobre todos los árboles del campo, y se multiplicaron sus ramas, y a causa de las muchas aguas se alargó su ramaje que había echado.

6 En sus ramas hacían nido todas las aves del cielo, y debajo de su ramaje parían todas las bestias del campo, y a su sombra habitaban muchas naciones.

7 Se hizo, pues, hermoso en su grandeza con la extensión de sus ramas; porque su raíz estaba junto a muchas aguas.

8 Los cedros no lo cubrieron en el huerto de Dios; las hayas no fueron semejantes a sus ramas, ni los casta√Īos fueron semejantes a su ramaje; ning√ļn √°rbol en el huerto de Dios fue semejante a √©l en su hermosura.

9 Lo hice hermoso con la multitud de sus ramas; y todos los árboles del Edén, que estaban en el huerto de Dios, tuvieron de él envidia.

10 Por tanto, as√≠ dijo Jehov√° el Se√Īor: Ya que por ser encumbrado en altura, y haber levantado su cumbre entre densas ramas, su coraz√≥n se elev√≥ con su altura,

11 yo lo entregar√© en manos del poderoso de las naciones, que de cierto le tratar√° seg√ļn su maldad. Yo lo he desechado.

12 Y lo destruir√°n extranjeros, los poderosos de las naciones, y lo derribar√°n; sus ramas caer√°n sobre los montes y por todos los valles, y por todos los arroyos de la tierra ser√° quebrado su ramaje; y se ir√°n de su sombra todos los pueblos de la tierra, y lo dejar√°n.

13 Sobre su ruina habitar√°n todas las aves del cielo, y sobre sus ramas estar√°n todas las bestias del campo,

14 para que no se exalten en su altura todos los árboles que crecen junto a las aguas, ni levanten su copa entre la espesura, ni confíen en su altura todos los que beben aguas; porque todos están destinados a muerte, a lo profundo de la tierra, entre los hijos de los hombres, con los que descienden a la fosa.

15 As√≠ ha dicho Jehov√° el Se√Īor: El d√≠a que descendi√≥ al Seol, hice hacer luto, hice cubrir por √©l el abismo, y detuve sus r√≠os, y las muchas aguas fueron detenidas; al L√≠bano cubr√≠ de tinieblas por √©l, y todos los √°rboles del campo se desmayaron.

16 Del estruendo de su caída hice temblar a las naciones, cuando las hice descender al Seol con todos los que descienden a la sepultura; y todos los árboles escogidos del Edén, y los mejores del Líbano, todos los que beben aguas, fueron consolados en lo profundo de la tierra.

17 También ellos descendieron con él al Seol, con los muertos a espada, los que fueron su brazo, los que estuvieron a su sombra en medio de las naciones.

18 ¬ŅA qui√©n te has comparado as√≠ en gloria y en grandeza entre los √°rboles del Ed√©n? Pues derribado ser√°s con los √°rboles del Ed√©n en lo profundo de la tierra; entre los incircuncisos yacer√°s, con los muertos a espada.