encabezado

Tema: Lamento | Fecha: 586 a.C. | Autor: Jeremías | Lugar: Jerusalén

Lamentaciones 2

Las tristezas de Sion vienen de Jehov√°

1 ¬°C√≥mo oscureci√≥ el Se√Īor en su furor a la hija de Sion! Derrib√≥ del cielo a la tierra la hermosura de Israel, Y no se acord√≥ del estrado de sus pies en el d√≠a de su furor.

2 Destruy√≥ el Se√Īor, y no perdon√≥; Destruy√≥ en su furor todas las tiendas de Jacob; Ech√≥ por tierra las fortalezas de la hija de Jud√°, Humill√≥ al reino y a sus pr√≠ncipes.

3 Cortó con el ardor de su ira todo el poderío de Israel; Retiró de él su diestra frente al enemigo, Y se encendió en Jacob como llama de fuego que ha devorado alrededor.

4 Entesó su arco como enemigo, afirmó su mano derecha como adversario, Y destruyó cuanto era hermoso. En la tienda de la hija de Sion derramó como fuego su enojo.

5 El Se√Īor lleg√≥ a ser como enemigo, destruy√≥ a Israel; Destruy√≥ todos sus palacios, derrib√≥ sus fortalezas, Y multiplic√≥ en la hija de Jud√° la tristeza y el lamento.

6 Quitó su tienda como enramada de huerto; Destruyó el lugar en donde se congregaban; Jehová ha hecho olvidar las fiestas solemnes y los días de reposo en Sion, Y en el ardor de su ira ha desechado al rey y al sacerdote.

7 Desech√≥ el Se√Īor su altar, menospreci√≥ su santuario; Ha entregado en mano del enemigo los muros de sus palacios; Hicieron resonar su voz en la casa de Jehov√° como en d√≠a de fiesta.

8 Jehová determinó destruir el muro de la hija de Sion; Extendió el cordel, no retrajo su mano de la destrucción; Hizo, pues, que se lamentara el antemuro y el muro; fueron desolados juntamente.

9 Sus puertas fueron echadas por tierra, destruyó y quebrantó sus cerrojos; Su rey y sus príncipes están entre las naciones donde no hay ley;
Sus profetas tampoco hallaron visión de Jehová.

10 Se sentaron en tierra, callaron los ancianos de la hija de Sion; Echaron polvo sobre sus cabezas, se ci√Īeron de cilicio; Las v√≠rgenes de Jerusal√©n bajaron sus cabezas a tierra.

11 Mis ojos desfallecieron de l√°grimas, se conmovieron mis entra√Īas, Mi h√≠gado se derram√≥ por tierra a causa del quebrantamiento de la hija de mi pueblo, Cuando desfallec√≠a el ni√Īo y el que mamaba, en las plazas de la ciudad.

12 Dec√≠an a sus madres: ¬ŅD√≥nde est√° el trigo y el vino? Desfallec√≠an como heridos en las calles de la ciudad, Derramando sus almas en el regazo de sus madres.

13 ¬ŅQu√© testigo te traer√©, o a qui√©n te har√© semejante, hija de Jerusal√©n? ¬ŅA qui√©n te comparar√© para consolarte, oh virgen hija de Sion?
Porque grande como el mar es tu quebrantamiento; ¬Ņqui√©n te sanar√°?

14 Tus profetas vieron para ti vanidad y locura; Y no descubrieron tu pecado para impedir tu cautiverio, Sino que te predicaron vanas profecías y extravíos.

15 Todos los que pasaban por el camino batieron las manos sobre ti; Silbaron, y movieron despectivamente sus cabezas sobre la hija de Jerusal√©n, diciendo: ¬ŅEs esta la ciudad que dec√≠an de perfecta hermosura, el gozo de toda la tierra?

16 Todos tus enemigos abrieron contra ti su boca; Se burlaron, y crujieron los dientes; dijeron: Devorémosla; Ciertamente este es el día que esperábamos; lo hemos hallado, lo hemos visto.

17 Jehová ha hecho lo que tenía determinado; Ha cumplido su palabra, la cual él había mandado desde tiempo antiguo. Destruyó, y no perdonó; Y ha hecho que el enemigo se alegre sobre ti, Y enalteció el poder de tus adversarios.

18 El coraz√≥n de ellos clamaba al Se√Īor; Oh hija de Sion, echa l√°grimas cual arroyo d√≠a y noche; No descanses, ni cesen las ni√Īas de tus ojos.

19 Lev√°ntate, da voces en la noche, al comenzar las vigilias; Derrama como agua tu coraz√≥n ante la presencia del Se√Īor; Alza tus manos a √©l implorando la vida de tus peque√Īitos, Que desfallecen de hambre en las entradas de todas las calles.

20 Mira, oh Jehov√°, y considera a qui√©n has hecho as√≠. ¬ŅHan de comer las mujeres el fruto de sus entra√Īas, los peque√Īitos a su tierno cuidado? ¬ŅHan de ser muertos en el santuario del Se√Īor el sacerdote y el profeta?

21 Ni√Īos y viejos yac√≠an por tierra en las calles; Mis v√≠rgenes y mis j√≥venes cayeron a espada; Mataste en el d√≠a de tu furor; degollaste, no perdonaste.

22 Has convocado de todas partes mis temores, como en un día de solemnidad; Y en el día del furor de Jehová no hubo quien escapase ni quedase vivo; Los que crié y mantuve, mi enemigo los acabó.